Los signos que amamos odiar, y lo que nos dicen acerca de nosotros mismos

astrologíaA veces sólo sentimos a nuestro auto-odio por medios indirectos, mediante el examen de lo que odio en los demás. Probablemente todos hemos tenido la experiencia de tener una aversión inmediata hacia alguien que acabamos de conocer … y tal vez puedes darte cuenta que lo que estás haciendo es señalarte a ti mismo de una manera poco amable porque lo que no te gusta de esa persona es precisamente algo que es muy parecido a ti de alguna manera desagradable.

Eso que nos hace reaccionar con tanta fuerza en ellos es en realidad algo en ti mismo que no sabes cómo afrontar.

Los signos que dices odiar mucho dicen mucho – no necesariamente sobre el signo en sí mismo, sino sobre ti mismo. Por el mecanismo psicológico de la proyección, renegamos de partes de nosotros mismos desaprobando y asignando estas cosas a alguien o algún grupo fuera de nosotros mismos.

“¿Yo anhelando ser pasivo e impotente en lugar de la autosuficiente? No, ¡eso es de los Piscis! ”

Si no has ido más allá de los signos solares hasta el momento, es posible que te sorprendas al descubrir qué hay alrededor de tu carta natal sobre los signos que amas y odias. Siguiendo las conexiones entre los signos, los planetas y las casas de la Tabla, puedes encontrarlos en lugares insospechados.

Si tienes tu Sol en conjunción con Júpiter, pero no puedes soportar a Sagitario, es porque prácticamente eres un Sagitario, si odias a los Aries con vehemencia, y tienes a Marte en el ascendente, tal vez tu odio forma parte de una faceta competitiva-agresiva de ti mismo. ¿No puedes soportar a un Géminis? ¿Podría estar donde tienes tu nodo sur? ¿Los Virgos te ponen de los nervios? Extraño… ¡si tienes varios planetas en la sexta casa, tienes una gran cantidad de cosas en común con ellos! Busca los signos que odias en tu propia carta, es posible que descubras que estás proyectando algo importante de lo que reflejas, una parte de ti mismo, a otras personas.

Luego está la marca confesional de odio a sí mismo… así llamado porque sucede cuando nos sentimos llamados a examinar nuestras faltas, y que generalmente tiene un elenco moralista.

“¿Por qué estoy tan mal? ¿Qué me hace hacer estas cosas terribles?

¡Es malo ser tan competitivo! A menudo, en estos casos lo que estamos haciendo es identificar con una faceta de nuestra carta a expensas de otra, una faceta nuestra importante.

La parte con la que nos identificamos y queremos, es lo que a menudo uno de nuestros padres aprobó como ” bueno”, mientras que la parte de nosotros mismos que nos desagrada es lo que nuestros padres nos dijeron que era “malo”.

El condicionamiento cultural juega su parte también… en nuestra cultura, a menudo se considera “malo” o “no natural” si un hombre se muestra fuertemente sus características venusianas.

En realidad un fuerte Venus en una carta de un hombre no es ni bueno ni malo, es sólo una pieza intrínseca de su naturaleza.

Las cualidades que nuestros padres fomentaron y aprobado se reflejan a menudo en nuestro signo ascendente (el signo en la cúspide de la primera casa, este es el signo ascendente. Este signo, determinado por el tiempo exacto de nacimiento, es uno de los tres factores más importantes en la tabla junto con el Sol y la Luna. Representa nuestra personalidad exterior, las características de las personas a simple vista sobre cuándo  se reúnen con nosotros. También muestra la máscara que nos ponemos en situaciones sociales, que pueden o no mostrar nuestra naturaleza verdadera). El signo ascendente revela nuestra máscara o herramientas para tratar de llevarse bien con los demás. El ascendente no es nuestro ser esencial… el Sol y la Luna son mucho más básicos para nuestra personalidad. Muchas personas se identifican totalmente con su Ascendente.

Una amiga se mostró más abierta a la astrología cuando descubrió que tenía Piscis como signo ascendente.  Decía; siempre pensé que era más piscis, los Leo no me gustan. Su apariencia era dulce y nada dramática a pesar de ser un doble leo, es decir, tanto con el Sol como con la Luna en Leo. Un doble Leo, que no muestra en absoluto Leo, es un Leo con un montón de problemas. Se le llama a este tipo de problema “quedar atrapado en su ascendente.”

“Quedarte atrapado en tu ascendente.”

Una cliente que estaba atrapada en su ascendente era Géminis, Sol en conjunción tanto con Urano como con Saturno. Tenía cáncer ascendente y esto era lo que la mayoría de la gente veía en ella – a la madre al mundo. Cuando descubrió que no tenía obligaciones maternales en su cuerpo, admitió que a ella realmente le molesta  tener que hacerse cargo de todas esas personas.

“¡Pero es malo ser de la forma en que describes mi Sol!” Le llevó mucho tiempo aceptar que no sólo era que no estaba mal que sea el Sol, sino que también era más real y más verdaderamente ella misma. Descubrió que sentía que era brillante y que estaba perdiendo mucho tiempo dedicándose a ser la madre de personas que no aprecian ser tratados como hijos. Podría hacer más por la humanidad al final si se concentra en desarrollar el enorme potencial de su Sol.

Como en este caso, el considerable odio a sí misma puede ocurrir cuando la naturaleza básica de su Sol y la Luna o ascendente están en desacuerdo debido a que sus síntomas son incompatibles.

En definitiva se trata de reflexionar, en primer lugar que no solamente tenemos características de nuestro signo solar, en segundo lugar que podemos tener amplificado nuestro signo con otras influencias de nuestra carta astral y en tercer lugar que debemos realizar un profundo análisis introspectivo, ayudados por la astrología, para descubrir esas partes que proyectamos y que nos molestan de los demás para poder evolucionar como personas, madurar y ser nosotros mismos más allá de cualquier otro condicionamiento.

 Name: Email: We respect your email privacyPowered by AWeber Email Marketing Services 
Sobre Nosotros | Política Privacidad | Contáctanos